Uncategorized

Hola patuxmig@s!

Cuando empezaba en el negocio de confección de prendas útiles y que facilitasen el orden y la limpieza en el hogar, siempre tenía in mente el cubre calzado, prenda que, como os he dicho en numerosas ocasiones, me resultaba imprescindible en mi hogar para evitar suciedad y mantener en orden y colocados mis armarios. No obstante, mis amigos me insistían en que debía comercializar a su vez otras confecciones que usaba en mi hogar y que, a su vez, me resultaban prácticas.

Así fue como me decidí por promocionar, amén de los cubre calzados, la funda de la plancha, la funda del planchador y los sacos de la ropa. A éstos últimos son a los que me voy a referir hoy. Al humilde saco de la ropa sucia, o de la ropa sin más apellidos, porque no sólo para la ropa sucia sirve. ¡Qué sorpresa me he llevado cuando he comprobado la gran aceptación que a través de Amazon tiene el saco en Italia o en Alemania!. No sabía si introducir este producto en mi catálogo Patux. No obstante, el interés despertado me ha demostrado el acierto de su elección.

Recuerdo como hace unos años las madres de los estudiantes que se desplazaban a realizar sus estudios a un colegio mayor, confeccionaban esos humildes sacos para que sus  vástagos llevasen la ropa a la lavandería colegial, asimismo he comprobado como recibo pedidos para hoteles, residencias de ancianos, casas rurales, albergues…

Es curioso como en esta época dominada por la tecnología no podemos abstraernos de usar algo tan sencillo, tan práctico y tan útil como un humilde saco. Ya nadie cose sacos para sus hijos, pero si buscan de ellos por su necesidad. Reivindiquemos aún lo sencillo como necesario y no nos  compliquemos con lo sofisticado.

Besos patuxmig@s!