Uncategorized

Estimados patuxmig@s,

Estamos en la semana del Día de Acción de Gracias, siempre he pensado que se debía instaurar un día para dar gracias por lo que tenemos, para dar gracias por los días en los que estamos sanos, por los buenos momentos que no apreciamos cuando estamos bien y que consideramos como normales, como si el estar bien fuese sinónimo de normalidad, cuando tantas y tantas personas están mal, pasando necesidad, hambre, penurias y esa es su normalidad.

Siempre me ha gustado esa fiesta americana, fiesta que en sus orígenes era de los primeros colonos que agradecían a Dios su primera cosecha en el nuevo mundo. Cosecha que les permitiría pasar el año holgadamente sin penurias alimentarias. Así, año tras año, los americanos conmemoran esa fiesta que en un principio fue festividad entrañablemente familiar, la única oportunidad en todo el año en la que las familias se juntaban, estuvieran donde estuvieran en las grandes distancias de ese inmenso país. Hoy en día, aunque perdura esa tradición, se va cada vez sustituyendo por una vorágine de compras y desenfreno comercial.

Seamos biennacidos como decían nuestros abuelos y seamos agradecidos. Agradezcamos lo que tenemos y de lo que disfrutamos y veamos la botella semi-llena. Yo, conjuntamente con mi familia, he adquirido esa costumbre y realizo una cena especial para rememorar lo que ha pasado en el año y agradecer los bienes recibidos. Dejemos que entren a casa los buenos augurios y los buenos propósitos y sintamonos confortables en el hogar.

Los gérmenes, la suciedad, las bacterias igual que con mis cubre calzados PATUX quedan en la calle permitiendo un hogar confortable, así, los malos pensamientos, las maledicencias, los malos propósitos queden fuera en la calle.

Feliz día de Acción de Gracias patuxmig@s.